¿Cómo mejorar en los juegos eróticos previos al sexo?

Los juegos eróticos previos al sexo son muy importantes, sobre todo para las mujeres puesto que necesitan más estimulación de lo que suelen recibir por parte de los hombres. Una buena puesta en marcha garantizará que el acto sexual sea del todo satisfactorio. Es importante respetar este efecto biológico si se quiere que la mujer disfrute plenamente del sexo y, por lo tanto, quiera repetir frecuentemente.  En estos juegos se puede disfrutar mucho y, además, muestran la complicidad que hay en cada pareja. Así que vale la plena estar un poco atento a las reacciones de la mujer durante los previos para mejorar cada vez más la práctica sexual.

En estos juegos previos a veces los hombres realizan alguna acción ligeramente irritante para las mujeres (aunque ellas muchas veces no lleguen a reconocerlo). Esto conlleva a que el género femenino no siempre disfrute al máximo del acto sexual.

Así que si quieres hacer disfrutar al máximo a una mujer intenta seguir las siguientes reglas:

  • No ser demasiado rudo. Los hombres suelen desear que les toquen con movimientos más agresivos que los movimientos con los que disfrutan las mujeres. Esto hay que tenerlo muy presente puesto que las mujeres, por lo general, prefieren que les toquen con suavidad. Por lo tanto, relájate y trata a tu pareja con más suavidad de la que a ti te gustaría recibir y observa su respuesta. Para una mujer es más fácil pedirle a un hombre que vaya más rápido antes que decirle que seas más delicado con ella. Por eso es mejor empezar con un contacto suave e ir subiendo la intensidad.
  • Huir de los movimientos repetitivos. Una zona es fácilmente irritable si se frotar durante un largo rato y más aún si se trata de una zona sensible. Por eso, un movimiento repetitivo sólo sirve para desensibilizar la zona y puede llegar a ser muy molesto. Está bien que los movimientos sean diferentes y la zona de contacto vaya variando por todo el cuerpo, aunque se repita ligeramente sobre las zonas realmente placenteras. También puede ser de ayuda algún aceite corporal (especialmente si tienen efecto calor o características afrodisíacas).
  • No caer en la rutina. Nunca se ha de perder la imaginación y se tiene que pensar que el entrenamiento es la mejor opción para probar nuevas cosas. El mejor método es el de prueba y error. Cada persona tiene gustos diferentes así que es importante probar cosas nuevas y hablar de los resultados. Sólo porque ella no se haya quejado no quiere decir que haya sido fantástico. Es mejor preguntar cómo ha ido y cómo mejorarlo. Ella también estará descubriendo placeres nuevos así que estará encantada de colaborar con el aprendizaje conjunto.
  • No ser agresivo durante el sexo oral. Es importante que durante el inicio del sexo oral no tengas la boca seca y los movimientos sean suaves. Un error puede ser morder en esta zona tan sensible o alejarse de los puntos altamente erógenos demasiado rápido. Para no tener la boca seca un truco es tener a mano una bebida dulce pues su ingesta permite que durante un buen rato se segregue fácilmente saliva, suave y es espesa como la miel. Ella disfrutará mucho. El agua también es una solución aceptable pero no se obtiene la misma efectividad. Empieza con un ritmo suave y mantenlo un rato aunque ella se acerque a ti y te pida que lo aceleres. Procura no prolongar mucho esta actitud, pues puede llegar a desesperarse, y cuando lo creas conveniente ejerce gradualmente un poco más de presión.
  • No retorcer los pezones. Retorcer los pezones de una mujer no es nada erótico para ella, aunque es algo que los hombres suelen hacer y disfrutan con ello. Esta práctica, además de no resultar sexy, puede ser dolorosa. Un consejo es que, en lugar de retorcerlos, tires de ellos ligeramente, los succiones y los chupes fuertemente. Con este cambio se pasará del dolor a un placer intenso. Seguro que ella lo agradece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =