¡8 lesiones que puedes tener mientras practicas sexo!

El sexo es un ejercicio. Con él podemos perder peso, quemar calorías y liberar muchísimas endorfinas. Es placentero, claro que sí, pero también puede ser muy peligroso, no sólo por las enfermedades de transmisión sexual, sino por las implicaciones físicas que tiene (como cualquier otro ejercicio que hagamos) por falta de comunicación entre los involucrados o simplemente por alguna equivocación, porque difícilmente practicar el sexo no es tan perfecto como quieren pintar en las películas.

Así que aquí ahí van las 8 lesiones más comunes que puedes padecer mientras practicas sexo.

1. Quemadas con sábanas y/o alfombras. Las sábanas se pueden meter en medio en el momento cumbre. Frotar alguna parte del cuerpo contra ellas demasiado fuerte podría ser doloroso. Igualmente, si estamos de rodillas en el suelo porque no hemos llegamos a la cama, la alfombra (si la tenemos) en vez de protegernos puede empeorar la cosa. Tened cuidado, pues ambas situaciones suceden sin darte cuenta pero luego escuece.

2. Lesiones por falta de lubricación. Igual que en el sexo anal, una vagina bien lubricada es sumamente importante. Naturalmente producimos un lubricante propio, pero en caso de que no sea así, al igual que en el sexo anal, debemos usar algo que nos ayude a que no nos “queme” el frote. Compra un lubricante si es necesario.

3. Marcas por nalgadas. En la posición del perrito las nalgadas siempre aparecen. Es algo casi inebitable y en medio de la pasión pueden ser muy fuertes. Hay que controlarse en estos casos para evitar daños severos en nuestro trasero.

4. Mordidas fuertes en los pezones. Otro lugar más donde la pasión puede ser demasiado desenfrenada y algo que le puede pasar tanto a las mujeres como a los hombres, porque a ambos nos gusta morder unos pezones erectos. Más vale que las mordidas no sean muy fuertes para ahorrarnos problemas.

5. Labios partidos. Esta no es una lesión originada durante el sexo pero sí puede empeorar las heridas en unos labios delicados. Si tienes los labios resecos y vas a practicar sexo oral (sin importar si es a un hombre o a una mujer) la falta de elasticidad hará que empeoren muchísimo las heridas debido al movimiento. Usa crema de cacao para que estén listos para la acción.

6. Lesiones por comportamiento “sucio”. En esos días que nos halan el cabello, nos dan cachetadas, nos ponen la mano en el cuello o cualquier otra cosa del estilo porque estamos practicando sexo duro, puede haber un poco de problemas. Lo ideal es estar ambas partes de acuerdo al respecto y además tener una palabra de seguridad que significará “detente”, algo que se hace mucho en el sadomasoquismo y el bondage.

7. El coxis también puede sufrir. Sí, ese hueso que muchas veces nos hemos golpeado cuando éramos niños también puede tener problemas durante el sexo. Hay que tener cuidado de no hacer nada brusco.

8. Músculos lesionados por posiciones que no puedes hacer. ¿Quieres hacer el helicóptero pero al voltear la pierna derecha casi mueres del dolor? Pues hay que ser sincero/a contigo mismo/a. Si no se puede hacer una posición porque no somos lo suficientemente flexibles hay que aceptarlo o al menos intentar forzarte poco para evitar desgarres musculares.

¿Hay alguna otra lesión que os haya pasado?

Fuente | Imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − 4 =