¡Juguetes sexuales que tenemos en casa sin darnos cuenta!

Los juguetes sexuales son una buena manera de hacer tu vida sexual un poco más divertida y mantenerla viva con nuevas ideas para prácticar solo o en pareja. Hoy en día hay muchísimas opciones dependiendo de lo que queramos experimentar, tanto como si queremos adentrarnos en experiencias más “complicadas” como el sexo anal y el sadomasoquismo o si simplemente queremos tener algún vibrador que nos sirva de ayuda en las sesiones de masturbación.

Con un poco de imaginación te puedes dar cuenta que en casa posiblemente tengas algunos juguetes eróticos que no has puesto en uso, y si todavía no sabes cuáles son mirando a tu alrededor, te nombraremos algunos que podrás usar fácilmente.

  1. Un masajeador de espalda. Sí, de esos que son muy económicos que compras en farmacias, pero lo cierto es que son perfectos para aplicar un poco de vibración en las áreas íntimas deseadas.
  2. La lavadora. Aunque parezca que sea algo que solo visto en películas, puede ser muy divertida para las mujeres. Sobretodo si pueden frotarse mientras disfrutan del movimiento que generan.
  3. El cepillo de dientes eléctrico, que por supuesto no usarás por el lado con el que te cepillas los dientes sino que lo harás por el otro extremo. Además, no importará cuánto tiempo quieras usarlo pues la recarga la podrás hacer simplemente volviendo a enchufar el cepillo de dientes a su cargador. Esta es una opción muy práctica y súper económica.
  4. Una almohada que, aunque parezca que no tiene ningún sentido usarlo en este caso, sirve como un objeto que muchas mujeres utilizan para masturbarse cuando son sobretodo adolescentes aunque a veces también adultas.
  5. Un teléfono móvil que también tiene la posibilidad de vibrar muchísimo y ser recargado fácilmente. El único problema es que, por culpa de su forma, puede ser un poco incómodo pero valdrá la pena cuando se consiga la manera adecuada de usarlo.
  6. La regadera de mano, algo que posiblemente sea confuso pero que en realidad se puede usar para estimular el clítoris gracias a la presión que el agua ofrece al ser derramada sobre esta zona erógena.

Hay muchas otras ideas y cosas en nuestras casas que podemos usar como consoladores o vibradores, pero hay que tener cuidado porque algunas no son tan fáciles de usar, o inofesivas, como parece. Por ejemplo, masturbarse con una botella sin tapón no es para nada una buena idea. Cuando se introduce en la vagina, por la zona de la obertura, puede crear un vacío que dificulta su extracción y podríamos llegar a hacernos daño. Así que os aconsejamos, antes de usar cualquier objeto nuevo, que comprovéis que realmente no sea peligroso. ¡Se trata de divertirnos y no de acabar en una sala de emergencias!.

Fuente. Imagen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once + veinte =