¿Por qué las mujeres se sienten atraídas por los chicos malos?

¿Qué mujer no se ha sentido nunca atraída por el típico “chico malo”? Aquellos hombres que se muestran rebeldes, con el pelo a lo loco y con ropa que marca muy bien los músculos atraen mucho más la atención que el resto de hombres. Ya sea en la universidad, en el trabajo, en un bar o en una reunión, cuando pasa un “chico malo” todas las mujeres se ponen en estado de alerta y, aunque eso suponga sufrir en un suicido sentimental, caerían de inmediato a sus pies.

¿Pero porque el 99% de las chicas se ha sentido atraída alguna vez por el chico rebelde de la pandilla? Un estudio de la Universidad de Columbia Británica determinó que las mujeres ven a los hombres rebeldes más atractivos y sexys que a los chicos con pinta de buenos y felices. Es decir, las mujeres prefieren a un hombre que les arranque la ropa en un ataque de pasión antes que a uno que les lleve el desayuno a la cama. Esto se debe a que las mujeres prehistóricas descubrieron que estos “chicos malos” harían todo lo posible por protegerlas del peligro aunque tuvieran que luchar por ellas. Así que el motivo principal de que las mujeres deseen jugar con fuego es que inconscientemente se sienten más seguras al lado de este perfil de hombres.

Además hay otro motivo por el cual una mujer se siente atraída por un “chico malo” y es que son un reto para ellas. Por lo general, para una mujer cuando más inalcanzable es algo más lo desea y más empeño pone en lograrlo. Por ejemplo, si un hombre se cruza con una mujer y no le mira, o no le sonríe, automáticamente la mujer piensa que le está retando. Y es que según la neuropsicóloga Louann Brizendine, autora de “The Male Brain” (la mente masculina) y “The Female Brain” (La mente femenina), cuando menos le sonríe un hombre a una mujer ésta más desea estar con él. Las mentes de las mujeres están preparadas para responder a los gestos de otras personas. Esto es innato en el género femenino y es el motivo por el que si ven un bebé intentarán hacerle feliz. Cuando hay una reacción positiva de la otra persona la dopamina (hormona de la felicidad) se relaja. En caso contrario, esta hormona crea tensión para intentar buscar la manera de recibir el gesto positivo por parte de la otra persona y llegar a sentirse bien. Por eso, a una mujer le satisface mucho más que le sonría un “chico malo” después de un largo esfuerzo que no si éste hubiera reído de inmediato.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 9 =