Los portátiles son el enemigo de la fertilidad de los hombres

Los resultados de un estudio realizado por científicos estadounidenses y publicado en la revista “Fertility and Sterility” alerta sobre el riesgo (anteriormente ya advertido por el centro de medicina reproductiva Nascentis de Argentina) que implica en el hombre el uso de un portátil apoyado en las piernas.

En el estudio se ha demostrado que el uso del portátil sobre las piernas de un hombre no es adecuado de ninguna manera: ni con las piernas cerradas o abiertas, ni con una base protectora. Todo se debe a un incremento de la temperatura de los testículos puesto que el aumento de un solo grado puede ser suficiente para dañar el esperma.

En la investigación con el uso del portátil la temperatura escrotal aumentó de manera significativa en cualquiera de las posiciones de uso. Aunque los resultados más negativos se registraron con el uso del portátil con las piernas cerradas (incluso con la base protectora). Con las piernas abiertas, en cambio, el aumento de temperatura fue más lento aunque seguía siendo perjudicial.

Según el estudio previo llevado a cabo por los argentinos, los expertos concluyeron que se producen daños en la movilidad y fragmentación del ADN de los espermatozoides si las células se encontraban cerca de las computadoras. Así que, por lo visto, algo tan inofensivo como trabajar con un portátil sobre las piernas puede convertirse en algo muy peligroso para la fertilidad del hombre.

Un pensamiento en “Los portátiles son el enemigo de la fertilidad de los hombres

  • 07/09/2013 en 19:48
    Enlace permanente

    Es decir, si bien decís que el problema es la temperatura, ¿ocurre lo mismo cuando uno toma el sol en la playa? ¿ocuando se tapa en su casa con la ropa de la estufa del salón? Porque también se le calientan los huevos a uno con la estufa… O mismamente cuando nos duchamos con agua caliente ¿sucede también? No se yo qué decir, en el instituto me enseñaron que lo que era malo para los testiculos era el frío, y que para protegerse del frío se subían metiéndose hacia dentro y el escroto se encogía, pero lo del calor me da que no es así, pero es solo mi opinión, aver si la gente se anima y opina el articulo. Un saludo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − catorce =