Posturas sexuales: La mariposa (vídeo explicativo)

La postura de la mariposa está muy bien valorada por la facilidad y la comodidad que comporta llevarla a la práctica.

Es perfecta para practicarla en el borde de la cama, el sofá o cualquier superficie mínimamente elevada. Tan sólo es necesario que quien recibe la penetración se estire cómodamente en la superficie escogida, de manera que quede cerca del borde y aguante el equilibrio con los pies. Quien realiza la penetración debe colocarse enfrente, de rodillas, y será quien lleve el ritmo.

Un consejo es colocar una almohada en el suelo para que las rodillas no sufran en contacto con el suelo.

También es muy aconsejable usar la estimulación manual. Ambos tendrán fácil acceso a los genitales de la pareja.

Aquí os mostramos un vídeo para que veáis cómo practicar la postura de la mariposa.