¿Eres de los que practicas sexo dormido y después no lo recuerdas?

¿Alguna vez te has despertado y tu pareja te ha felicitado por cómo le hiciste el amor la noche anterior y tú no lo recuerdas? Si esto te ha ocurrido una o más veces no te preocupes, tiene una explicación muy fácil.

Existe un trastorno del sueño llamado sexomnia, una de las variantes del sonambulismo, en el cual la persona practica sexo mientras duerme. La actividad sexual puede ser consigo mismo, con la persona que tiene al lado o, en casos muy severos, fuera de casa buscando placer en sitios ajenos. Esta práctica incluye las caricias, la masturbación e incluso la penetración. El aspecto más curioso es que después de estos episodios la persona que sufre sexomnia sigue durmiendo y al despertar no recuerda nada de lo ocurrido.

Un apunte interesante es que hace años se pensaba que era un trastorno inusual y que se daba en casos aislados. En cambio, investigadores canadienses han descubierto que cada vez son más las personas que sufren este tipo de experiencia sexual mientras duerme. Sharon Chung, directora de la investigación, aclara: “Nos sorprendió lo común que era. Pensábamos que habría un puñado de personas a las que les ocurriera pero era casi a una de cada doce”.

Un dato curioso es que las relaciones sexuales sufridas durante el sueño tienden a ser ligeramente más agresivas que las producidas cuando la persona es consciente. A pesar de esto, y para sorpresa de muchos, generalmente la pareja indica que estas relaciones sexuales son mucho más satisfactorias que cuando se practica sexo y ambos están despiertos.

Si sois de los que padecéis este problema no sufráis, pues este es un trastorno que puede tratarse fácilmente con ayuda especializada. El problema de esta enfermedad es que puede llevar a situaciones ‘embarazosas’. Un consejo para aquellos que creáis que podéis padecer el trastorno: cerrad las puertas de casa y no durmáis cerca de personas que podrían llevaros a arrepentiros posteriormente de vuestros actos. ¡Si seguís estos pasos básicos seguramente esta enfermedad implicará más satisfacciones que problemas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =