¿Qué es el vaginismo y cómo solucionarlo?

El vaginismo es una dolencia en la mujer y se trata de una contracción involuntaria de los músculos de la vagina. Esta contracción dificulta la penetración sexual y comporta otras problemáticas como no poder introducirse un tampón o no poder hacerse una exploración ginecológica. Aunque el vaginismo dificulta las relaciones sexuales (imposibilita el coito) no impide que la mujer sienta placer y alcance orgasmos a través de los juegos sexuales (la disfunción es independiente de la respuesta sexual).

El origen del problema generalmente es psicológico: fobia a la penetración, vergüenza, inseguridad,  miedo, estrés, ansiedad, malos recuerdos o experiencias sexuales fallidas o frustradas.

Existen dos tipos de vaginismo: primario y secundario.

  • El vaginismo primario es aquel que se tiene desde los primeros intentos de penetración.
  • El vaginismo secundario es menos habitual y es aquel que se sufre después de haber tenido relaciones sexuales e incluso hijos. Esto puede deberse a haber sobrepasado el límite personal en alguna relación sexual, haber sufrido alguna intervención quirúrgica agresiva, algún abuso o cualquier otra vivencia traumática.

La buena noticia es que, al tratarse de un problema psicológico, su superación resulta bastante más simple que cualquier otra dolencia sexual. De hecho, el 90% de las mujeres acaba superando exitosamente el vaginismo con la ayuda de un sexólogo profesional.

Para estos casos, recomendamos el uso de juguetes sexuales de dimensiones reducidas para facilitar las primeras terapias. Para ello existe una gran variedad de vibradores y consoladores de tamaño reducido que son súper útiles para las primeras penetraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cinco =